DIPRAX toma posiciones con respecto al hidrógeno

El hidrogeno es un elemento clave para una economía libre de CO2 y puede cambiar nuestra forma de entender la energía. Producido de forma limpia, almacenable y con muchos usos, el hidrógeno ya es una realidad en el mundo automovilístico y puede ser muy importante en la industria y en los hogares. Por tanto, la industria del combustible de hidrógeno es un mercado emergente que crece rápidamente como consecuencia de multitud de inversiones públicas y privadas. Cada vez hay más socios en toda la cadena de valor del combustible de hidrógeno, y se necesitan proveedores expertos que tengan la flexibilidad necesaria para satisfacer una amplia variedad de diseños y aplicaciones. Diprax se está posicionando como uno de ellos.

El hidrógeno es un gas inflamable y explosivo con una estructura molecular fina. Se emplea en multitud de procesos como el refinado de petróleo, purificación de vidrio, fabricación de semiconductores, producción de fertilizantes, aeroespacial, refrigerante para centrales eléctricas y aplicación de pilas de combustible. Por tanto se trata elemento quimico muy relevante e influyente en el desarrollo de nuestra civilización. Otra aplicación muy común es la de los vehículos de pila de combustible de hidrogeno: camiones (35 MPa de hidrógeno) y turismos (70 MPa).

En comparación con otras aplicaciones, la aplicación del sistema de hidrógeno en los vehículos es más crítica debido a la vibración y los ciclos de temperatura, así como a las preocupaciones de seguridad personal. Para administrar y controlar la calidad y el nivel de seguridad del sistema de hidrógeno en los vehículos, la Unión Europea ha desarrollado el Reglamento (EC) No 79 en 2009. Ahora EC79.

Diprax desea comprometerse con los clientes comercializando componentes de alto nivel de calidad y seguridad para uso en aplicaciones de hidrógeno.

Para ello contamos con una línea integral de producto de componentes y de tubing para su interconexión, diseñados específicamente para estas aplicaciones: